Salud

La importancia del entrenamiento de fuerza para mejorar la condición física


Actualmente, el entrenamiento de fuerza forma parte integral en cualquier rutina de ejercicio, desde correr, nadar o practicar spinning, este tipo de entrenamiento ofrece múltiples beneficios como: perder grasa, mejorar el sistema óseo y la condición física.

Uno de los principales mitos del entrenamiento de fuerza es que sirve únicamente para aumentar el volumen de los músculos y “ponerse fuerte”, pero cada día es más habitual que cualquier tipo de deportista desde principiante hasta experto lo practique para fortalecer el cuerpo y beneficiar su sistema cardiovascular.

De acuerdo con Omar Castillo, Master Coach de Precor, los ejercicios de fuerza y resistencia es la tendencia de fitness más importante para 2016, ya que a través de un entrenamiento progresivo y estratégico, es decir, sin invertir una gran cantidad de tiempo se logran grandes resultados.

“Una de las principales virtudes es que es un ejercicio en donde no es necesario gastar mucho tiempo en el gimnasio, basta con entrenar media hora tres veces a la semana para mejorar el estado físico” señala Castillo.

Omar-Castillo-770x770-770x770

Omar Castillo

Cabe destacar que las investigaciones realizadas durante los últimos años han revolucionado la manera de hacer el ejercicio, ahora se sabe que más allá de cargar pesas, el entrenamiento de fuerza evita la pérdida de músculo durante la vejez, retrasando el envejecimiento y se ha convertido en un aliado para el corazón, al maximizar los beneficios de los ejercicios cardiovasculares.

“No importa el ejercicio que se practique, la intensidad o el tiempo, una rutina de fuerza siempre será benéfica para lograr mejores resultados. Además sugiero una alimentación sana y muy buena hidratación para tener un estilo de vida saludable a largo plazo”, indica Omar Castillo.

Asimismo, explica el Master Coach de Precor, que con un buen tono muscular se pueden realizar las actividades diarias de mejor manera como subir escaleras, levantarse de la silla, reducir el estrés diario y conservarse saludable disminuyendo la presión arterial, los lípidos o grasas en la sangre, mantener el nivel de glucosa estable y lo más importante sentirse feliz por la cantidad de serotoninas y endorfinas que genera el cuerpo.

De esta forma, nunca es tarde para empezar un entrenamiento de fuerza. El experto señala que lo más conveniente es buscar un entrenador especializado que sugiera el programa más adecuado de acuerdo a las necesidades y los objetivos que se quieran lograr, pero siempre se deberá integrar a cualquier tipo de rutina física ejercicios que fortalezcan los principales músculos del cuerpo.